domingo, 30 de agosto de 2015

Tortilla de higos con patatas y flores de hinojo

Un delicioso plato agridulce 


INGREDIENTES
(Para 2 personas) 
-1 docena de higos muy maduros, ya un poco desecados
-1 docena de flores y semillas tiernas de hinojo
-2 patatas medianas para freír
-4 huevos 
-Pimienta blanca molida
-Aceite de oliva
-Sal
 Higos Blava y Coll de Dama Negra troceados con la piel. Están muy maduros y se han secado parcialmente sobre el árbol. Su riqueza en azúcares y aromas es extraordinaria. Los de pulpa más clara son Coll de Dama Negra y los de pulpa casi negra son de la antiquísima variedad mallorquina Blava.

Dos o tres patatas medianas para freír troceadas a cuadraditos. Se fríen solas en abundante aceite de oliva y se reservan.

Una docena de flores y frutos tiernos de hinojo, que dan a la tortilla un sabor y un aroma deliciosos.

Si no se tienen flores o semillas tiernas se pueden usar semillas secas un poco majadas en un mortero.

Cuatro hermosos huevos de gallina campera. Se cascan dentro de un bol mediano, se les añade sal al gusto, pimienta blanca molida y las flores de hinojo y se baten enérgicamente. Se les añaden los trozos de higos crudos y las patatas fritas, se remueve bien para que el huevo impregne todos los ingredientes y se echa en una sartén mediana con una cucharada sopera del aceite de freír las patatas. Se le da la vuelta y se fríe por el otro lado y una vez cuajado el huevo se saca de la sartén.

Y aquí la tenéis. ¿Verdad que os apetece probar un trocito?

Debe quedar jugosa por dentro.

Os aseguro que está deliciosa con el contraste del dulce de los higos con el salado de las patatas y el aroma del hinojo.

¡Buen provecho amigos!



domingo, 23 de agosto de 2015

COCA DE HIGOS CON PIÑONES

En las Islas Baleares llamamos COCA a las tortas, tartas, pasteles, bizcochos, es decir, todos los productos de repostería en forma redondeada o cuadrada y más o menos grandes.


Las cocas saladas, sólo con verduras (coca de julivert, coca de trempó, coca de pebres torrats) o bien acompañadas de trozos de tocino, carne o pescado (arenques, sardinas, lampuga) y otros ingredientes son muy semejantes a las pizzas italianas y las dulces tienen una infinidad de combinaciones (gató d'ametlla, coca de quarto, coca d'ous pujats, coca d'ous batuts, coca de brossat, coca d'albercocs, coca de cireres, coca de poma, coca de raïssons, etc). Incluso las hacemos agridulces (coca amb tallades), con trocitos de sobrasada, botifarrón, camaiot, tocino, combinados con albaricoques, ciruelas, cerezas, piñones, ... todo regado con abundante azúcar que, una vez horneada la coca, queda caramelizado sobre los demás ingredientes y les confiere un sabor chocante y exquisito.

Esta tarde, ante la abundancia de frutos en mis higueras, se me ha ocurrido preparar una coca con higos y piñones.

La masa para una coca mediana tiene los siguientes ingredientes: 80 gramos de mantequilla, una cucharada sopera de azúcar, medio vaso de agua y la harina de trigo que se beba. Una vez amasada debe quedar compacta, elástica y no debe pegarse a los dedos.

Se cubre una bandeja para hornear con papel encerado.

Se va aplastando la masa hasta cubrir toda la bandeja formando un borde elevado y se recorta el papel sobrante.

Se echa una cucharada sopera de leche condensada.

Y se reparte bien sobre todo el fondo de la coca. En lugar de la leche condensada se le puede echar una crema pastelera, pero en el caso de los higos frescos no es una buena idea, pues éstos desprenden mucho jugo al hornearse y la coca quedaría muy acuosa.

Se rellena la coca con dos capas de higos cortados en rodajas de medio centímetro. Son de cuatro variedades: Blava, Coll de Dama Negra, Albacor y Napolitana Blanca.

Se le echa por encima  un puñado de piñones crudos.

Y con la ayuda de un pequeño colador se cubre todo con una capa de azúcar glass. A continuación se mete en el horno a 180 ºC durante 45 minutos, pasados los cuales se continúa con 5 minutos de grill a 200 ºC para tostar los piñones y caramelizar el azúcar.

Y aquí tenéis el resultado: una deliciosa coca de higos con piñones. Os aseguro que huele de maravilla y su aspecto ya no puede ser más apetitoso.

El grosor de la coca es de unos 2 centímetros.

Al ser higos polinizados por la avispilla Blastophaga psenes tienen muchas semillitas que crujen entre los dientes al masticarlas junto con los piñones y todo el conjunto es una explosión de aromas y sabores, un orgasmo olfativo y gustativo, que provoca la secreción de endorfinas de placer en nuestro cerebro y nos llena de felicidad aunque sólo sea un momento.


¡¡¡BUEN PROVECHO, AMIGOS!!!



sábado, 1 de agosto de 2015

El Mocán, sus bayas alimentaron a los guanches

El Mocán o Mocanero, de nombre científico Visnea mocanera, es la única especie del género Visnea perteneciente a la familia de las Theaceae. Es un arbusto o pequeño árbol que no suele sobrepasar los 8 metros de altura, aunque excepcionalmente puede alcanzar los 15 metros. Es endémico de la región Macaronésica. Vive en las Islas Canarias y en Madeira.

 Hojas de Mocán.

 Flor y capullos florales de Mocán a finales de noviembre.

Las flores acampanadas se disponen en racimos colgantes.

Los cinco pétalos de la flor lucen un blanco inmaculado y suelen estar parcialmente soldados por su base. .

Los cuatro o cinco sépalos con frecuencia adquieren un vistoso color rojizo.

Las flores son hermafroditas. Los órganos reproductores están formados por un androceo en forma de múltiples estambres acabados en anteras color crema repletas de polen del mismo color, que rodean al gineceo constituido por un ovario ínfero que se prolonga en un corto pistilo acabado en un estigma trifurcado.

Fruto todavía verde a finales de mayo. Es una baya globosa con una semilla en su interior rodeada por una pulpa dulce y jugosa. Una vez ha madurado suele tener el tamaño y la forma de un garbanzo aunque en ocasiones puede alcanzar un tamaño más grande y llegar a los dos centímetros de grosor. 

Los frutos maduran en pleno verano, como los de la imagen fotografiados a principios de agosto. Los canarios los llaman yoyas y se los comen al natural como si fueran pequeñas cerezas. Los aborígenes canarios, los guanches, también se los comían, tanto en fresco como desecados, siendo un componente importante en su alimentación. También los machacaban y luego hervían a fuego lento hasta obtener una especie de miel o melaza rojiza. Incluso los fermentaban una vez machacados y fabricaban así un licor muy dulce llamado Quecerquén o Quarcequén.

Fruto maduro de un intenso color rojo sangre que en plena maduración adquiere un color púrpura casi negro. Al ser pariente del árbol del Té sus frutos y semillas contienen componentes similares al té verde, sobretodo antioxidantes y estimulantes suaves.

Cada fruto contiene una única semilla cónica rodeada por pulpa verde amarillenta. Las palomas Rabiche y Turqué, endémicas de Canarias, se alimentan de sus bayas, que evolutivamente tienen el tamaño y la forma ideales para ser tragadas enteras por estas aves, que tras digerir la pulpa, regurgitan o defecan las semillas lejos de la planta madre, siendo por tanto esenciales para la supervivencia de los bosques de Laurisilva.

Pequeño Mocán recién nacido a finales de septiembre de 2005. Nació de una semilla que me mandó mi amigo Josep procedente del Jardín Botánico de Barcelona.

Ahora, diez años después, se ha convertido en un arbolito muy sano y vigoroso de unos tres metros de altura, que vive muy a gusto en mi jardín en plena Serra de Tramuntana de Mallorca. Sus antepasados ya vivieron aquí hace millones de años cuando en la Cuenca Mediterránea reinaba un clima subtropical cálido y húmedo semejante al de las paradisíacas islas de la Macaronesia.